El mito de la creación coreano

A diferencia del mito de la creación Maori, el mito coreano no se centra tanto en la creación del planeta, sino en la aparición del humano. Así pues, el mito de la creación coreano, también conocido como el mito de Tangun es una narración que tiene lugar en un universo y un planeta ya creados pero en el que sólo habitaban dioses y espíritus.

El mito

Todo empezó un día cuando Hwanung, Príncipe del Cielo, miró abajo hacia la Tierra. Al verla deseó ser el señor de esas tierras y dirigir a su futura humanidad. Su padre, Hwanin, el Señor del Cielo, conocedor de los deseos de su hijo y sabiendo que su hijo haría a la humanidad feliz, escogió el Monte Taebaek como el lugar adecuado para que su hijo descendiera.

Así pues Hwanung bajo al Monte Taebaek y debajo de un árbol de sándalo creó la ciudad sagrada qué habitaría. Consigo se llevó tres sellos sagrados y 3000 servidores (espíritus). Además también lo acompañaron hacia la Tierra tres ministros: el Señor del Viento, el Maestro de la Lluvia y el Maestro de las Nubes.

Un buen día, paseando por la montaña, un tigre y un oso que habían escuchado sobre los poderes del príncipe, se acercaron a Hwanung con la misma petición.

– Príncipe celestial, deseo convertirme en un ser humano. Dime qué tengo que hacer, y así lo haré.

Hwanung, tras meditarlo, les propuso un trato.

– Tengo un reto para vosotros. Tendréis que vivir durante 100 días en una cueva, sin ver la luz del sol, y todo lo que tendréis para comer son 20 dientes de ajo y un poco de altamisa. Ahora entrad en la cueva y superad el reto.

El oso y el tigre entraron con su comida en la cueva, pero el tigre, impaciente y nervioso, fue incapaz de aguantar más que unos días y huyó de nuevo hacia el bosque. Por contra, el oso, paciente, se dedicó a dormir  durante 100 días. Superado el último día de la prueba el oso se convirtió en una hermosa mujer, Ungyo, pero pronto se sintió sola y triste por lo que empezó a rezar a Hwanung para que le diese un hijo. El dios, escuchando sus ofrecimientos, tomó a Ungyo por esposa y la dejó embarazada.

De su matrimonio nació Tangun, Rey del Sándalo, el primer Rey de Gojoseon. Tangun reinó en paz y justícia durante 1500 años, hasta que decidió volver al Monte Taebaek y convertirse en un dios de la montaña.

Si alguno ha viajado a Corea y aún no conocía este mito, ahora tal vez entenderá varias cosas que puede haber visto durante el viaje, como una enorme variedad de souvenirs en forma de osos vestidos con hanbok, el vestido tradicional coreano. Pues, según el mito de Tangun, los coreanos vienen del oso.

Lo que me parece curioso del mito es que, a pesar de ser Tangun el personaje más conocido y poderoso, el primer ser humano que apareció fue Ungyo, una mujer. Algo parecido pasa en el mito de la creación del ser humano de los Maori (ya lo contaré dentro de poco), pues según los Maori la mujer humana fue la primera en ser creada. Sé suficiente de Corea y su historia para decir que Corea había sido, hace muchos muchos siglos, un reino fuertemente influenciado por el shamanismo y, tal vez, una sociedad matriarcal antes de la Era de los Tres Reinos. Se han encontrado tumbas anteriores a esa época en las que las mujeres eran enterradas con más riquezas y ostentación que los hombres.

Ambos casos, tanto el mito maori como el mito coreano, me parecen curiosos. Son muy pocos los mitos de la creación en los que la mujer apareció primera/fue creada antes que el hombre. Y a su vez me hace pensar sobre la relación entre el matriarcado y las sociedades shamánicas. ¿Alguien más le ve relación a esos dos conceptos?

La realidad

A fecha de hoy no está claro si Tangun es simplemente un nombre de leyenda o si responde a algún rey que existió ya hace milenios en la península. Documentos parecen apoyar la idea de que un Rey llamado Tangun reinó en la península sobre el 2333 AC. Aunque no está clara su veracidad, los Anales de la Dinastía Joseon y los documentos del Dongguk Tongram y del Samguk Yusa, parecen apoyar la idea de que el soberano Tangun reinó a la vez que el Emperador chino Yao, pero entre los 3 documentos hay cierto desliz de fechas impidiendo determinar claramente el inicio y el fin del mandato de Tangun.

Un hecho curioso es que Kim Il-sung, primer líder de la República Popular Democrática de Corea del Norte, siempre estuvo convencido de la existencia de Tangun y se propuso encontrar su tumba. Dijo encontrarla en el Monte Taebaek de Kangdong (no confundir con el Monte Taebaek de Corea del Sur), zona cercana a Pyeongyang, y allí levantó el Mausuleo de Tangun que se puede visitar si se viaja a Corea del Norte. Al día de hoy el sitio sigue siendo un tema de controversia entre historiadores y arqueólogos de las dos Corea y de China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *